La casa de El Ebanista

Luego de darle de baja, las autoridades pudieron penetrar la residencia de El Ebanista donde este se atrincheró por más de 5 horas después de quitarle la vida a cinco persona.

Lo primero que pudieron ver fue el mensaje que El Ebanista pagó para que escribieran en la pared.

El mensaje decía: “Nadie como Jehova”

Al entrar encontraron prácticamente lo que sería un arsenal de armas de fuego.

Había una pistola, una escopeta y una metrelleta.

Con estas armas fue posible soportar las 5 horas tirando.